appendicitis

APENDICITIS | SÍNTOMAS Y CAUSAS

El apéndice es un segmento pequeño, con forma de dedo que sobresale del intestino grueso cerca del punto donde este se une al intestino delgado. El apéndice puede tener alguna función de tipo inmunitario, pero no es un órgano esencial. La inflamación del apéndice se denomina apendicitis y requiere atención médica urgente. Se encuentra localizada en la parte inferior derecha del abdomen, nace en el intestino grueso. El apéndice es productora de anticuerpos, aunque en baja escala.

Las causas principales son el antecedente de alguna infección respiratoria que hace que el apéndice se inflame y se obstruya su luz haciendo que proliferen bacterias produciendo peritonitis. Otra causa es la obstrucción del apéndice con heces fecales Es la enfermedad quirúrgica más común y puede presentarse tanto en niños como en adultos.

La apendicitis es una afección en la que el apéndice se inflama e infecta. Los síntomas de la apendicitis suelen comenzar como un dolor abdominal que empieza alrededor del ombligo y se desplaza hacia la parte inferior derecha del abdomen. Otros síntomas son fiebre, náuseas, vómitos y pérdida de apetito. La apendicitis puede ser muy grave si no se trata rápidamente e incluso puede poner en peligro la vida.

Síntomas de la apendicitis

El síntoma más frecuente de apendicitis es el dolor abdominal. Este dolor suele empezar como un dolor sordo alrededor de la zona del ombligo y se desplaza gradualmente en la parte inferior derecha del abdomen llamado el punto de McBurney. El dolor puede hacerse más intenso y agudo a medida que pasa el tiempo y puede ir acompañado de fiebre, pérdida de apetito y náuseas. Otros síntomas de apendicitis pueden ser estreñimiento o diarrea, distensión abdominal, hinchazón abdominal y sensibilidad al tocar el abdomen.

Es muy importante acudir inmediatamente al médico al mostrar alguno de los síntomas de la apendicitis, pues si el apéndice llega a romperse, se puede presentar una peritonitis.

Causas de la apendicitis

La causa exacta de la apendicitis no se conoce del todo, pero se cree que se debe a una obstrucción del apéndice. Esta obstrucción puede deberse a heces endurecidas, parásitos o incluso tumores. Otras posibles causas de apendicitis son la inflamación por infecciones víricas o bacterianas.

Prevención de la apendicitis

Aunque no existe un modo infalible de prevenir completamente la apendicitis, puedes tomar ciertas medidas para reducir el riesgo. Entre ellas están seguir una dieta sana y equilibrada con mucha fibra, beber mucha con muchas verduras y frutas. Además, el ejercicio regular puede ayudar a mantener sano tu aparato digestivo y reducir las probabilidades de apendicitis.

Diagnóstico de la Apendicitis

Para que el médico pueda realizar un correcto diagnóstico de la apendicitis es importante que usted describa correctamente los síntomas que presenta. Así mismo, el médico debe hacer las siguientes pruebas:

  • Nivel de dolor: si usted tiene apendicitis, el dolor aumentará cuando el médico presione suavemente sobre el cuadrante inferior derecho del abdomen. Si el apéndice se ha roto, tocar el área del vientre puede causar mucho dolor.
  • Exploración rectal: el médico puede tener un diagnóstico más acertado si encuentra sensibilidad en el lado derecho del recto.
  • Examen de sangre: si esta prueba muestra un conteo alto de glóbulos blancos, puede sugerir que se presenta apendicitis.
  • Estudios imagenológicos: una tomografía computarizada del abdomen y una ecografía abdominal pueden ayudar a tener un adecuado diagnóstico de la apendicitis.

La apendicitis es una condición grave si no se atiende a tiempo y una causa muy común de cirugía de emergencia.

Tratamiento de la apendicitis

Si sospechas que tienes apendicitis, es importante que busques atención médica inmediatamente. El tratamiento suele consistir en la extirpación quirúrgica del apéndice (apendicectomía), que se realiza bajo anestesia general. Durante la intervención, se extirpa el apéndice y se sutura la incisión. El tiempo de recuperación varía en función de la gravedad de la afección, pero normalmente se tarda varias semanas en recuperarse por completo.

Para evitar complicaciones y reducir el riesgo de infección tras una apendicectomía, debes seguir las instrucciones del médico para cuidarte en el postoperatorio. Esto incluye comer una dieta sana y descansar mucho. Además, debes evitar las actividades extenuantes hasta que tu médico las apruebe.

En conclusión, la apendicitis es una enfermedad grave que puede poner en peligro la vida si no se trata con prontitud. Aunque no existe una forma segura de prevenir la apendicitis, es importante seguir un estilo de vida sano y buscar atención médica inmediatamente si experimentas cualquier signo o síntoma. El tratamiento suele consistir en una apendicectomía y cuidados postoperatorios para garantizar una recuperación completa.

También es importante tener en cuenta que, aunque la apendicitis es relativamente frecuente, puede ser grave si no se trata adecuadamente. Por tanto, es importante buscar atención médica pronto si sospechas que puedes padecer esta enfermedad. Con un diagnóstico a tiempo y tratamiento, la apendicitis puede tratarse con éxito.

Share the Post:

¡Agenda una consulta hoy!

Si tienes algún padecimiento o deseas conocer si eres elegible para una cirugía bariátrica, contáctanos.